martes, 29 de julio de 2014

Momentos


La mañana se va yendo partiendo mis horas.
El viento hace bailar los sombreros de las madres y su canción se disipa con aire gozoso y alegre.
Los instantes crecen ante mis ojos fugaces y  esplendorosos llenando los minutos de gritos y risas de niños.
El cielo, mientras tanto, parece derretirse haciéndose transparente en sus aguas azules; los árboles parecen contagiarse.
Rezo un poco y entiendo desde muy dentro; desde las entrañas.

+Capuchino de Silos



lunes, 21 de julio de 2014

Gregoriano, gregoriano, mucho gregoriano


Uno por otro. Con este artículo, más completo, desaparece el anterior, escrito en medio del furor y de la cólera del momento.
Sabéis que acostumbro a poner fotos discretas de los hechos, pero, dado que los protagonistas, les gusta figurar, cual si fueran la mismísima Sara Montiel, en el último cuplé, que hemos estado próximos a eso, pues ahí tienen foto
Por lo visto, pertenecen a la Asociación Hispana para el canto Gregoriano y su director, se desplaza al Valle de los Caídos, para asistir a los cursos. Con una formación tan amplia, empezaron la Misa, con el Aleluya de Haendel, que era un monje del s XI, al que debemos entre otras piezas operísticas, la Misa de Angelis...por favor!!!!!!
La Misa era a las seis. A las cinco, llegué a la Iglesia, donde estaban afincados en los bancos, como quien está en la barra del bar, a risotada suelta, a voz en grito y con unas posturas muy propias, para el catre del salón. Opté por marcharme a reflexionar durante media hora, el paisaje de Tricastela, da mucho de sí.
Pensé para mí, un grupo que se prodiga en cantar Gregoriano y en esa actitud en el Templo, dudo que tenga mucho que ofrecer. El Gregoriano, como bien sabéis, no sólo es canto, es actitud, es elevar el alma al Creador, a nuestro Padre. ¿Cómo puede alguien cantar a Dios o hacer que los demás, sintamos algo celestial, si su actitud ante el Sagrario, es de desconocimiento total, ante quien se encuentra allí? No es lo mismo cantar la Misa que cantar "la Lola se va a los puertos"
Cuando volví a las cinco y media, no es que todo siguiera igual, sino que empeoró. Tomaron el altar por fortaleza y allí se ubicaron para solemnizar la Misa. Habiendo sitio por toda la Iglesia, incluido lo que se conoce como "coro alto", propiamente dicho, pero, prefirieron instalarse delante del Sagrario, como si nada. Eso es conocer las normas Litúrgicas al dedillo
Con el Sacerdote y el lector, aquello no hacía más que, desafortunadamente, recordar al camarote de los hermanos Marx. Normal que cayera la Patena, el Cáliz, todo...
Antes del saludo del Sacerdote, el Aleluya arrancó los primeros aplausos, que recordó el cura que mejor para el final, por eso de no estar seguido, durante la Misa, aplaudiendo. Muy litúrgico, todo.
Sobre la ejecución de las partes que cantaron en Gregoriano, voy a ahorrarme la crítica, allá cada uno con su cuerpo.
El Pater Noster, las mujeres entonaron la parte del Sacerdote y el coro al completo, la parte del pueblo. Es lo que tiene tanta formación, que se deforma uno.
No añado más, porque da para una nueva parte del Resplandor.
Sobre la Liturgia y el Sacerdote, otra veces, comento algún hecho. En esta ocasión, reservo todos los detalles, para el Obispo de la diócesis de Lugo, al que ya se lo he remitido por escrito y de manera privada.
Creo que cuando alguien comete todas las irregularidades litúrgicas vividas hoy en Triacastela y sin tener sus facultades mentales dañadas, primero, no se debe comentar públicamente, para que nadie piense que la excepción de un Sacerdote, confirma ninguna regla. Y segundo, porque cuando los hechos son del calibre de lo que allí se vivió, como Católicos, tenemos obligación grave, de comunicarlos al responsable de la Diócesis, para que tome las medidas oportunas y no se repita una desacralización de la Liturgia, que pueda fomentar una falta de piedad en el pueblo de Dios
"Mi Casa será Casa de oración. ¡Pero vosotros la habéis hecho una cueva de bandidos!"
"Si nos preguntamos: ¿dónde podemos encontrar a Dios? ¿Dónde podemos entrar en comunión con Él a través de Cristo? ¿Dónde podemos encontrar la luz del Espíritu Santo que ilumine nuestra vida? La respuesta es: en el pueblo de Dios, entre nosotros, que somos Iglesia. Aquí encontraremos a Jesús, al Espíritu Santo y al Padre. (S.S. Francisco, 26 de junio de 2013)"

+M. Celestial



'