jueves, 28 de agosto de 2014

Una experiencia en las “tinieblas de afuera”, la zona más baja del purgatorio.



A DONDE FUE A PARAR

“Sólo había oscuridad, como si estuviera suspendida en el espacio, sin ser quebrado por una sola estrella resplandeciente”.
“¿Dónde estaba? Me sumergí en la oscuridad. Mis ojos parecían ajustarse, y pude ver con claridad a pesar de que no había luz. Me di cuenta de que yo estaba de pie en lo que parecía ser tierra firme, pero no había nada. La oscuridad continuó en todas las direcciones y parecía no tener fin, pero era más que oscuridad, era un interminable vacío, una ausencia de luz. Yo sabía que tenía su propia vida y propósito. Fue completamente envolviéndome”.
Angie nos da una idea de la parte baja del purgatorio. Lo relata en un libro apasionante llamado Más allá de la oscuridad.
Muchos son los que aún confunde ese nivel – porque es muy difícil – con el infierno.
Hay muchos niveles del purgatorio. La oscuridad es al parecer uno de ellos.
“Levanté mi cabeza para explorar la negrura espesa y vi, a mi derecha, de pie hombro con hombro, un puñado de otros. Ellos eran adolescentes. ‘Oh, nosotros debemos ser los suicidas’”
“Luego vino un silbido. De repente, como si hubiéramos estado esperando una especie de proceso de clasificación que tendrá lugar, fui succionada más lejos en la oscuridad por un poder invisible e indefinido, dejando a los adolescentes detrás. Yo estaba volando en posición vertical, moviéndome a toda velocidad, como una cometa disparada a la nada. Sentí que iba más rápido que lo que cualquier avión pudiera volar, pero sin los efectos físicos de vuelo o la fuerza de la gravedad. Tampoco tenía ningún sentido de la temperatura, de la frialdad que podría encontrar en el espacio profundo, o de cualquier forma para juzgar el tiempo. Probablemente estuve volando por una fracción de segundo”.
De pronto se encontró en el borde de un plano oscuro, suspendida de nuevo en la oscuridad y envuelta en una niebla negra que se arremolinaba alrededor de sus pies, que formaba una barrera hasta sus caderas, y que la mantenía prisionera.
Ella estaba en lo que Cristo llamó las tinieblas de afuera.
“El lugar estaba cargado de una energía crepitante que me despertó un estado de hiper-alerta, un estado de suma sensibilidad”, escribió
“La niebla tenía masa – parecía estar formada de moléculas de intensa oscuridad – y podría ser manejada y moldeada. Tenía vida, esta oscuridad, una especie de inteligencia que era puramente negativa, incluso del mal. Yo sabía que estaba en un estado del infierno, pero este no era el infierno de fuego y azufre típico que había aprendido de niña pequeña. La palabra purgatorio llegó a mi mente”.
A ello había llegado después de haber pasado por un proceso de revisión de toda su vida con el Señor y aun en este estado – el purgatorio más bajo, o uno de los niveles más bajos de ese lugar intermedio – tuvo el consuelo de que al menos ella no estaba en infierno, que es para la eternidad. Ella volvió a la vida después de que Jesús vino por ella.
LA GENTE QUE HABITA ESE NIVEL DEL PURGATORIO

“Hombres y mujeres de todas las edades, pero no niños, estaban de pie o en cuclillas o vagando en el reino. Algunos estaban murmurando para sí mismos. Pude sentir la oscuridad que emana de las profundidades y es irradiada para ellos en un aura. Estaban completamente auto-absorbidos, cada uno de ellos demasiado atrapado en su propia miseria para participar en cualquier cambio mental o emocional. Tenían la capacidad de conectarse con otros, pero estaban incapacitados por la oscuridad”.
“Gradualmente me fui dando cuenta de los sonidos de una ráfaga caleidoscópico de voces, y me di cuenta de que en este ámbito, los pensamientos eran el modo de comunicación. A mi alrededor podía oír el zumbido de los pensamientos, como si estuviera en un cine lleno de gente con luces bajas, recogiendo los sonidos bajos del intercambio”.
“Sentado a mi lado había un hombre que parecía tener unos sesenta años de edad. Los ojos de este hombre estaban totalmente sin comprender. Patéticamente en cuclillas en el suelo, envuelto en ropas blancas sucias, no irradiaba nada, ni siquiera autocompasión. Yo sentí que él había absorbido todo lo que había que saber aquí y había optado por dejar de pensar. Él estaba completamente agotado, a la espera. Sabía que su alma había estado pudriéndose aquí para siempre. En esta oscura prisión un día bien podría ser miles de días o miles de años”.
“Estaba segura de que este hombre, como la mujer de mediana edad, se habían suicidado. Su ropa le sugirió que podría haber caminado por la Tierra durante el ministerio terrenal de Jesucristo. Me pregunté si era Judas Iscariote, quien traicionó al Salvador y después se ahorcó. Sentí que debía estar avergonzado de que yo estaba pensando estas cosas en su presencia, donde el me podía oír”.
“Cuando mi mente alcanzó más información, sentí una tremenda decepción. Podía sentir y saber completamente sobre todo a mi alrededor con sólo plantear una pregunta en mi mente o mirar en cualquier dirección. Las posibilidades de aprendizaje eran interminables, pero no tenía libros, ni televisión, ni amor, ni privacidad, ni reposo, ni amigos, ni luz, ni crecimiento, ni felicidad, ni alivio – no hay conocimiento que ganar y no hay manera de utilizarlo”.
“Pero lo peor fue mi creciente sensación de completa soledad. Incluso escuchar el peso de la ira de alguien, por muy desagradable, es una forma de conexión tangible. Pero en este mundo vacío, donde no se podían hacer conexiones, la soledad era aterradora”.
UNA VOZ DE GRAN PODER

“Entonces oí una voz de gran poder, no muy alta, pero estrellándose sobre mí como una resonante ola de sonido, una voz que incluía tanto odio feroz que con una palabra podría destruir el universo, y que también abarcaba un amor potente y firme que, como el sol, podría convencer a la vida de la Tierra. Yo me encogí ante su fuerza y sus terribles palabras:”
“¿Es esto lo que realmente quieres?”
“La gran voz emanaba de un punto de luz que se hinchaba con cada palabra estruendosa hasta que colgaba como un sol radiante, un poco más allá del muro negro de la niebla que formaba mi prisión. Aunque mucho más brillante que el sol, la luz calmó mis ojos con su profunda y pura luminiscencia blanca. Yo sentí que la luz no podía (o tal vez no lo haría – no estaba segura) cruzar la barrera de la oscuridad. Y yo supe con toda seguridad que estaba en la presencia de Dios”.
 Entonces Dios le habló. Sus palabras eran insoportables:
“¿Es esto lo que quieres? ¿No sabes que esto es lo peor que podría haber hecho?”
Podía sentir su enojo y frustración, tanto porque había tirado la toalla y porque cortó con él y su orientación.
Se sentía atrapada. No había sido capaz de ver ninguna otra opción que morir antes de que pudiera hacer más daño en la vida. Así que le respondió:
“Pero mi vida es tan difícil.”
Sus pensamientos fueron comunicados tan rápido que ni siquiera se completaron antes de que absorbiera su respuesta:
“¿Crees que eso fue duro? No es nada comparado con lo que te espera si tomas tu vida.”
Cuando el Padre habló, cada una de sus palabras estallaron en un complejo de significados, como fuegos artificiales, pequeñas bolas de luz estallaron en mil millones de bits de información, llenándole de flujos de la verdad viva y entendimiento puro.
“La vida se supone que es dura. No se puede pasar por alto las partes. Todos hemos hecho. Tu debe ganar lo que recibes.”
APARECE JESÚS

De repente me sentí otra presencia con nosotros, la misma presencia que había estado conmigo cuando crucé a la muerte y que había revisado mi vida conmigo. Me di cuenta de que había estado con nosotros todo el tiempo, pero que estaba recién ahora siendo capaz de percibirle. Entonces me di cuenta de su fuerte personalidad, pero suave, pero ahora lo sentía con tanta fuerza que incluso podría determinar su forma. Lo que pude ver fueron trozos de luz que entraban a través de la oscuridad, como rayos láseres minúsculos, como estrellas que miran furtivamente a través de la oscuridad de una noche sin nubes. Esta luz era sin lugar a dudas de la misma brillantez como la gloriosa luz que emanaba del Padre, que mis ojos espirituales fueron incapaces de contemplar plenamente. Mi capacidad de ver con los ojos de alguna manera estaba ligada a mi disposición a creer.
Le dolía, él estaba realmente afligido por el dolor que había sufrido. Él lloró su ceguera como una madre llora a un niño muerto. De repente supo que estaba en presencia del Redentor del mundo.
Él le habló a través del velo de la oscuridad:
“¿No lo entiendes? Lo he hecho para ti”
Cuando se inundó con su amor y con el dolor real que llevaba en ella, se le abrieron los ojos espirituales. En ese momento empezó a ver exactamente qué era lo que el Salvador había hecho, cómo se había sacrificado por ella. Le mostró, que Él le había tomado en sí mismo, subsumido su vida en la suya, abrazando sus experiencias, sus sufrimientos, como los suyos. Y así durante un segundo ella estaba dentro de su cuerpo, capaz de ver las cosas desde su punto de vista y la experiencia de su propia conciencia.
Y yo sabía que me había ido mal. Yo había dudado de su existencia. Yo había cuestionado la autenticidad de las Escrituras, porque lo que decían parecía demasiado bueno para ser verdad. Tenía la esperanza de que no hubiera verdad en la idea de un Salvador que había dado su vida por mí, pero yo había tenido miedo de creer realmente. 
SU SITUACIÓN CAMBIÓ

Mientras observaba desde la perspectiva del Salvador, su comprensión única de su situación fue trasladada al Padre. Desde su nueva perspectiva vio a Dios en el perfil que estaba buscando en su formulario. La comunicación del Padre y de su hijo era tan rápida, tan perfecta, que parecían pensar los pensamientos de los demás al unísono. Jesús estaba pidiendo por su caso.
Me enteré de que así como hay leyes de la naturaleza, de la física y de la probabilidad, hay leyes de espíritu. Una de estas leyes espirituales es que un precio de sufrimiento se debe pagar por cada acto de daño. Yo estaba muy consciente del sufrimiento que les había causado a mi familia y otras personas a causa de mis propias debilidades. Pero ahora he visto que al terminar mi vida, estaba destruyendo la red de conexiones de personas en la Tierra, posiblemente alterando drásticamente las vidas de millones de personas y el impacto negativo de una decisión tiene la capacidad de ser sentida en todo el mundo.
Mis hijos, sin duda, serían gravemente perjudicados por mi suicidio. Me dieron una visión de su futuro, no en los acontecimientos de su vida, sino de la energía y el carácter que sus vidas tienen. Al abandonar mis responsabilidades terrenales, influiría en mis hijos, mi hijo mayor, en particular, a tomar decisiones que lo llevarían lejos de su propósito divino. Antes que Alex nació, me dijeron, había accedido a realizar tareas específicas durante su vida en la Tierra. Su deber no me fue revelado, pero sentí la energía que su vida tendría hasta sus años de adulto joven.
Me dijeron que mis hijos eran grandes y poderosos espíritus y que hasta este momento de mi vida, yo no los había merecido. Yo alcancé a ver lo mucho que Dios ama a mis hijos, y cómo, con mi total indiferencia por su bienestar, estaba manipulando la voluntad sagrada de Dios.
Y ¿qué pasa con la ley espiritual que requiere que ella sufra por el daño que ya había hecho en la vida, hasta e incluyendo el suicidio? le dijeron que la deuda ya había sido pagada, que ya se había hecho el sacrificio. En el huerto de Getsemaní, Jesucristo había experimentado todo el sufrimiento que tiene o alguna vez se llevará a cabo en la vida de cualquier ser humano nacido en esta Tierra. Él experimentó su vida, él llevó sus pecados, aceptó su dolor. Pero para que la agonía de Jesús sufrida por ella contara con el fin del cumplimiento de la ley espiritual, tenía que aceptar su regalo.
Ahora mi percepción fue cambiando, y la oscuridad parecía levantarse ligeramente. La primera vez que entré en la prisión oscura, mi visión estaba en las cosas y la gente en el reino de las tinieblas. Pero una vez que había tomado suficiente luz de parte de Dios y de Jesús, se me abrió otra dimensión en la oscuridad mis ojos espirituales. Ahora me di cuenta de que Seres de Luz estaban a mí alrededor.
Se estaba convirtiendo en cada vez menos una parte del lugar de la oscuridad con cada partícula de luz que aceptaba. Ahora estaba flotando por encima de la esfera de la oscuridad, en el reino de los espíritus de luz.
Podía sentir la urgencia de los espíritus que estaban corriendo a hacer la obra de Dios. Después le dijeron que estaban en los últimos momentos antes de que el Salvador regrese a la Tierra. Dijeron que la guerra entre la oscuridad y la luz en la Tierra se ha vuelto tan intensa que si no estamos continuamente buscando la luz, la oscuridad nos va a consumir y se perderá. No le dijeron que iba a suceder, pero comprendió que la Tierra se está preparando para la segunda venida de Cristo. Miró a las almas patéticas y se dio cuenta de que ya no se sentía como antes. Quería vivir.
A continuación, la poderosa fuente de energía que le había transportado a la prisión oscura volvió a liberarle. Por una fracción de segundo una sensación de prisa le envolvió. La oscuridad se aceleró más allá, y de pronto estaba de vuelta en su cuerpo, tendido en el sofá.


+ Signos de estos tiempos



'