lunes, 21 de febrero de 2011

Testimonio de P. Hubert Schiffer sobre la oración del Santo Rosario


Durante la Segunda Guerra Mundial, una bomba atómica fue detonada sobre dos ciudades japonesas: Hiroshima y Nagasaki. Una cosa extraordinaria sucedió en Hiroshima: una pequeña comunidad de padres jesuitas vivía cerca de la iglesia parroquial, a solamente ocho cuadras del epicentro del estallido de la bomba.



A pesar de que Hiroshima fue destruida por la bomba atómica y toda persona dentro de un radio de 1.5 kilómetros falleció, los ocho miembros de la pequeña comunidad jesuita escaparon ilesos.


La casa de los jesuitas quedó en pie. El padre Hubert Schiffer fue uno de los jesuitas en Hiroshima.


Tenía 30 años cuando explotó la bomba atómica en esa ciudad y vivió otros 33 años más de buena salud.


El narró sus experiencias en Hiroshima durante el Congreso Eucarístico que se llevó a cabo en Filadelfia (EU) en 1976.


En ese entonces los ocho miembros de la comunidad jesuita estaban todavía vivos. El padre Schiffer fue examinado e interrogado por más de 200 científicos que fueron incapaces de explicar cómo él y sus compañeros habían sobrevivido en medio de miles de muertos.


Él lo atribuyó a la protección de la Virgen María y dijo: «Yo estaba en medio de la explosión atómica... y estoy aquí todavía, vivo y a salvo. No fui derribado por su destrucción». Además, el padre Schiffer mantuvo que durante varios años cientos de expertos e investigadores estudiaron las razones científicas del porqué la casa, tan cerca de la explosión atómica, no fue afectada.


Él explicó que en esa casa hubo una sola cosa diferente: «En esa casa el Santo Rosario era rezado por todos juntos cada día».

&.

http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com/

'
Me ha parecido interesantísimo el comentario de NIP. Lo incluyo  para que lo leáis.

Impresionante, años más tarde vino una desgracia "natural" a otra isla y no quedó en pie ni la catedral. Bueno mejor me voy hacia atrás y al mismo sitio con la Compañía, agustinos y un lego franciscano y sacado de la red;



Antonio Amador Ishida (o Ixida), nació en el año 1570 en Shimabara (Nagasaki), Japón.


Seminarista desde los quince años, se distinguió por sus dotes musicales y dominio de su lengua nativa, además de una seria formación clásica y de teología moral, adquirida en los colegios de Amakusa y Macao. Aun antes de su ordenación, se entregó con empeño al apostolado de la zona de Hiroshima, ayudando a uno o dos sacerdotes, en la ciudad y en sus excursiones pastorales por toda la región de Chugoku y parte de la isla de Shikoku. Después del edicto de expulsión (1614), continuó en Hiroshima, gracias a la benevolencia del daimyð Fukushima Masanori (quien era pagano), haciendo viajes apostólicos en compañía del P. Juan Bautista Porro hasta enero de 1618.


Por haber ocultado a Akashi Naiki Pablo de Hiroshima, noble prófugo, fue encarcelado hasta agosto de 1619, tras la caída de Fukushima Masanori. Una vez libre la Compañía de Jesús lo envió a Nagasaki donde tras diez años de fecundo apostolado fue apresado el 14 de noviembre de 1629. Casi tres años después, luego de superar por treinta días los tormentos en las ardientes aguas sulfurosas del monte Unsen, murió en la hoguera en Nagasaki, junto con cinco religiosos agustinos y franciscanos, el 3 de septiembre de 1632.


Sus compañeros del martirio fueron:


Bartolomé Gutiérrez nació en México en 1530. Se hizo agustino en 1596 y se ordenó de sacerdote en Puebla. En 1612 se fue a Japón como superior de Ukusi. Trabajó apostólicamente durante varios años, a pesar de que su vida corría siempre peligro.


Francisco Ortego nació en Villamediana, España. También era agustino. Lo enviaron a México y de aquí a Manila. Más tarde a Japón.


Gabriel Fonseca era un lego franciscano. Nació en Fonseca, España. Lo enviaron a Japón para estudiar medicina. La ejerció ayudando a todo enfermo sin cobrar nada. A los diez años de intenso trabajo apostólico fue arrestado hasta que murió mártir por Cristo.


Juan Jerónimo Jô era un sacerdote diocesano japonés. Recibió la educación en el seminario de Arima y ordenado de sacerdote en Manila. En 1628 volvió a su país y ejerció su ministerio sacerdotal hasta que lo arrestaron.


Vicente Carvalho nació en Lisboa. Era agustino. Lo enviaron a México y de aquí a Japón en donde sufrió la palma del martirio.

un abrazo.

A ti y gracias por tu información.

'




17 comentarios:

  1. El Santo Rosario es arma poderosa. Empléala con confianza y te maravillarás del resultado (Camino, 558)

    Pax

    ResponderEliminar
  2. Este testimonio para mi fue impactante.
    Gracias por traerlo.

    ResponderEliminar
  3. No sabia nada de este milagro, gracias porque me acerca más a esta oracion mariana, un abrazo Capuchino tus entradas me gustan!

    ResponderEliminar
  4. Precioso:
    Santo Rosario
    Rezado
    Todos juntos
    Cada día

    Y que grande es que Dios nos quiera unidos entre nosotros y a su Madre. No que nos haya pensado solo en plan individual, sino que tambien quiere que contribuyamos juntos a nuestra salvación

    ResponderEliminar
  5. ¡UHHHHHHHHHHHHH! maravilloso, como para contarlo cada vez que se hable del santo rosario. Gracias

    ResponderEliminar
  6. El rosario es una cadena de oración,con nuestra MADRE,
    INTERCEDIENDO.
    ¡Gracias!
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  7. El Santo Rosario hace milagros siempre, es un arma muy poderosa.Gracias Capu por este milagro que nos cuentas hoy. Asi que al Rosario!Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Desconocía este testimoni tan hermoso de la fuerza y protección del Rosario. Muchas gracias. Ha sido emocionante conocerlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Impresionante, años más tarde vino una desgracia "natural" a otra isla y no quedó en pie ni la catedral. Bueno mejor me voy hacia atrás y al mismo sitio con la Compañía, agustinos y un lego franciscano y sacado de la red;

    Antonio Amador Ishida (o Ixida), nació en el año 1570 en Shimabara (Nagasaki), Japón.

    Seminarista desde los quince años, se distinguió por sus dotes musicales y dominio de su lengua nativa, además de una seria formación clásica y de teología moral, adquirida en los colegios de Amakusa y Macao. Aun antes de su ordenación, se entregó con empeño al apostolado de la zona de Hiroshima, ayudando a uno o dos sacerdotes, en la ciudad y en sus excursiones pastorales por toda la región de Chugoku y parte de la isla de Shikoku. Después del edicto de expulsión (1614), continuó en Hiroshima, gracias a la benevolencia del daimyð Fukushima Masanori (quien era pagano), haciendo viajes apostólicos en compañía del P. Juan Bautista Porro hasta enero de 1618.

    Por haber ocultado a Akashi Naiki Pablo de Hiroshima, noble prófugo, fue encarcelado hasta agosto de 1619, tras la caída de Fukushima Masanori. Una vez libre la Compañía de Jesús lo envió a Nagasaki donde tras diez años de fecundo apostolado fue apresado el 14 de noviembre de 1629. Casi tres años después, luego de superar por treinta días los tormentos en las ardientes aguas sulfurosas del monte Unsen, murió en la hoguera en Nagasaki, junto con cinco religiosos agustinos y franciscanos, el 3 de septiembre de 1632.

    Sus compañeros del martirio fueron:

    Bartolomé Gutiérrez nació en México en 1530. Se hizo agustino en 1596 y se ordenó de sacerdote en Puebla. En 1612 se fue a Japón como superior de Ukusi. Trabajó apostólicamente durante varios años, a pesar de que su vida corría siempre peligro.

    Francisco Ortego nació en Villamediana, España. También era agustino. Lo enviaron a México y de aquí a Manila. Más tarde a Japón.

    Gabriel Fonseca era un lego franciscano. Nació en Fonseca, España. Lo enviaron a Japón para estudiar medicina. La ejerció ayudando a todo enfermo sin cobrar nada. A los diez años de intenso trabajo apostólico fue arrestado hasta que murió mártir por Cristo.

    Juan Jerónimo Jô era un sacerdote diocesano japonés. Recibió la educación en el seminario de Arima y ordenado de sacerdote en Manila. En 1628 volvió a su país y ejerció su ministerio sacerdotal hasta que lo arrestaron.

    Vicente Carvalho nació en Lisboa. Era agustino. Lo enviaron a México y de aquí a Japón en donde sufrió la palma del martirio.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias C por compartir esto con nosotros.

    Laa historia ya la conocía, pero releerla me ha reconfortado mucho...

    Te dejo la web de los dominicos, la parte del rosario porque, ¿quién mejor que ellos para hablarnos del mismo?:

    http://www.dominicos.org/espiritualidad/rosario

    ResponderEliminar
  11. Gracias solo puedo decir gacias por tanto que Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  12. En agosto de 2004,con motivo del 150 aniversario de la promulgación del dogma de la INMACULADA,el papa Juan Pablo II peregrinó a LOURDES,donde presidió el rezo del Rosario.

    ResponderEliminar
  13. ¡Gracias por visitar mi pobre
    blog!
    En comunión de oraciones.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  14. Tengo mucha fe en el poder del rezo del Santo Rosario. Me han impresionado mucho estos testimonios que aportáis. Muchas gracias a los dos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, a Dios por ti mil gracias unidas en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Gracias a Dios tenemos un montón de oraciones, una para cada momento y a cual más poderosa. Un beso Capu ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  17. Solo Gracias, me encomiendo a tus oraciones muy unidas en oración y un abrazo

    ResponderEliminar